© 2017 Magí Baleta

MAGÍ

BALETA

"El grabador Magí Baleta ha sido un investigador apasionado e incansable en el ámbito del grabado contemporáneo. Su muerte inesperada ha dejado un gran vacío, pero su legado nos va a permitir rememorarlo. Aparte de la elaboración de su propia obra, precisa y elegante, su taller barcelonés ha constituido el marco de las aventuras gráficas de Tàpies, Plensa, Arroyo, Scully y de todos aquellos a los que Baleta ayudaba a registrar sus inquietudes, en beneficio tanto de la creatividad como de ese intercambio constante que caracteriza a la cultura..."

 

Jordi Vilajoana.

Magí Baleta. Barcelona 2001.

 

 

"Escribir sobre la obra de Magí no es nada fácil, porque su recuerdo se nos presenta como un conglomerado donde el arte y la vida se mezclan en una armonía indisoluble. Su taller fue el habitáculo donde confluía esta armonía que toma sentido en la pasión por el grabado que llenó su vida. Por tanto, el comentario de su obra se nos impregna indiscerniblemente del hecho biográfico y hace que la distancia y la objetividad necesarias para establecer una lectura crítica de la obra todavía no hayan encontrado su lugar, neutralizándose de su ausencia por el paso del tiempo.

... Los que conocíamos cómo Magí grababa, pensamos que esta obra no podía quedar silenciada ni dejar de ser contemplada. Existen muchas razones, tales como la calidad, la amplitud de miras en el reto de grabar y la rareza de este compromiso con un oficio antiguo, en un mundo cada vez más mediático, sumergido en la imagen. Por tanto, esta tarea bien merecía no sólo nuestra admiración, sino también nuestro homenaje."

 

Antònia Vilà.
Magí Baleta. Barcelona 2001.

 

 

 

"...Creo que  Dashiell Hammett pensaba en Magí cuando escribió: <<...y desapareció, desapareció como desaparece un puño cuando se abre la mano>>.  Nosotros aún debemos aprender a vivir sin él."

 

Jaume Plensa. 
Magí Baleta. Barcelona 2001.

 

CRÍTICAS

En el corazón del grabador. 

Lourdes Durán. 17 de Noviembre de 2002. Diario de Mallorca.

 

"...Los amigos y, sobre todo, la obra de este catalán que  arraigó en amistades en la isla, hablan hoy de él, casi tres años después. Las voces se escuchan a través de las palabras de quienes tanto le quisieron. Las imágenes regresan a través del maestro grabador que fue Baleta ...Sus obras le muestran trazo a trazo, en sus serigrafías laberínticas a los aguafuertes evocadores y sutiles de los primeros años, entra en un rotundo Magí Baleta, echándole un pulso al punto, la línea y al plano."

 

El legado de un artista. 

Pilar Ribal. 16 de Noviembre de 2002. El Día del Mundo.

 

"...Desde las hermosas geometrías a las composiciones libres, desde la monocromía al uso sensual del color, su contribución pasará a la historia del grabado como una de las más preciosistas y auténticas... Su estrecha relación con la naturaleza y el entorno del taller son los temas preferentes que aborda su producción. Las diversas interpretaciones del paisaje y del mar mallorquín realizadas por el artista tienen ese carácter intemporal que las sitúa a salvo del paso de los años."

    
 

El maestro Magí Baleta. 
Cristina Ros. 12 de Octubre de 2002. Última Hora.

     

"...La exposición que hoy se puede contemplar en Palma demuestra que no sólo técnica tenía este hombre, pues en esta selección de algunas de sus mejores obras está la prueba de sus dotes para la expresión artística..."

     

Exposición de Magí Baleta  en Palma de Mallorca. 
Cristina Ros. 25 de Septiembre de 1992. Diario de Mallorca.

 

"...Es labor de Magí Baleta, la investigación de determinadas técnicas que le permiten explorar nuevos territorios dentro de esta obra gráfica. Declara que el aprendizaje del grabado es siempre indirecto. El primer grabado, la primera prueba es siempre buena porque logra sorprenderte, la segunda suele parecerte mala porque ya existe la intención de controlarla. Los siguientes grabados sirven para ir mejorando los resultados..."

 

Exposición de Magí Baleta  en Palma de Mallorca. 
Cristina Ros. 25 de Septiembre de 1992. Diario de Mallorca.

 

"...Es labor de Magí Baleta, la investigación de determinadas técnicas que le permiten explorar nuevos territorios dentro de esta obra gráfica. Declara que el aprendizaje del grabado es siempre indirecto. El primer grabado, la primera prueba es siempre buena porque logra sorprenderte, la segunda suele parecerte mala porque ya existe la intención de controlarla. Los siguientes grabados sirven para ir mejorando los resultados..."

       

 

Grabados de Baleta.
Editorial. La Vanguardia. 2 de Noviembre de 2001.

     

"Lo más precioso de uno mismo es lo que queda informulado." Con esta cita de Gide se abre el catálogo de esta necesaria exposición de Magí Baleta (Barcelona, 1957-Mallorca, 1999), en homenaje a un artista que fue excelente en una disciplina, el grabado, que aquí se infravalora.
       

Trabajó como estampador para artistas como Tápies, Palazuelo, Scully o Saura, pero sobre todo es memorable su propia obra  grabada, realizada en los años 80 y 90. En esta muestra están representadas sus sucesivas etapas, desde las montañas, volcanes y otros paisajes abstractos, hasta sus últimas estructuras y tramas geométricas, pasando por grabados al azúcar como el sutil "El Dorado II" o el espectacular "Bosc gran", por bosques, más que campos, de color, como "El bosque del pajarito rojo", y por sus arquitecturas imaginarias y fragmentarias, compuestas con imágenes de objetos ambiguos y geométricos, de colores con frecuencia muy logrados en gamas cálidas sombreadas." -J.B.-

 
E008. Magí Baleta.